Menopausia ¿cómo afecta a la salud cardiovascular de la mujer?

Al finalizar la fase fértil la mujer sufre una serie de cambios en el organismo ante los cuales debe estar alerta, ya que aumentan las probabilidades de que la enfermedad cardiaca aparezca.

Entre esos cambios que suele traer la menopausia se encuentran: el aumento de los niveles de colesterol, del peso y también de la glucosa, además de una tendencia mayor a padecer hipertensión. Por eso el perfil de riesgo cardiovascular se ve alterado, ya que tanto los niveles altos de colesterol como la obesidad, la diabetes y la hipertensión influyen negativamente en la salud cardiaca.

Controles rutinarios: claves a tener en cuenta

Un análisis simple y una toma de presión arterial bastan para saber si todo está en orden o si, por el contrario, es necesario acudir a un especialista para que la obesidad, los niveles de colesterol, la diabetes o la hipertensión sean tratadas. Ambos estudios pueden realizarse en cualquier hospital.

Respecto a las mujeres que además cuenten con otro tipo de factores de riesgo, como antecedentes familiares, enfermedades que propician la aparición de la patología cardiovascular, medicamentos especiales o alguna otra alteración que aumente el riesgo cardíaco, deben comentar su situación con su médico de cabecera para que pueda consultar directamente con el cardiólogo.

Además de todo el control médico es muy importante seguir las recomendaciones preventivas relacionadas con una alimentación sana y equilibrada y realizar ejercicio físico con frecuencia a lo largo de la semana. Y, por supuesto, evitar el tabaco.

Preparando comida saludable